Aramis Ramírez no pretende “reemplazar” a Prince Fielder

REDACCION DELAZONAORIENTAL.NET

PHOENIX.—- El propietario de los Cerveceros, Mark Attanasio, cree que a todo el mundo se le va el punto principal a la hora de hablar de la ida de Prince Fielder a Detroit.

“Perdimos un Bate de Plata en la primera base”, dijo Attanasio, “pero conseguimos otro para la tercera base. Nadie parece estar hablando de eso.”

El nuevo antesalista se trata del dominicano Aramis Ramírez, el ex Cachorro y Pirata cuyo “tour” de la División Central de la Liga Nacional lo ha llevado a Milwaukee. El nuevo integrante de los Cerveceros ocupará el puesto de Fielder en el lineup. El equipo espera que también asuma algo de la producción del ex primera base de Milwaukee.

“No se puede reemplazar a Prince Fielder”, dijo Ramírez. “Estás hablando de 40 jonrones y 120 empujadas. Es difícil reemplazar eso. Voy a poner lo mejor de mí, no para reemplazar a Fielder sino para hacer lo que hago y lo que he hecho toda mi vida. Sé producir.”

Ramírez sí ha producido durante una carrera de Grandes Ligas que empezó con los Piratas en 1998. Ha superado las 100 remolques en seis ocasiones y ha conectado al menos 25 cuadrangulares en nueve temporadas diferentes. El año pasado con los Cachorros, el quisqueyano tuvo un repunte luego de un 2010 decepcionante al batear .306 con 26 vuelacercas y 93 impulsadas.

El toletero de 33 años ha puesto sus números jugando sus partidos como local en Pittsburgh y Chicago, y se supone que el Miller Park-con su techo removible-debe de ayudarlo a evitar los lentos comienzos que lo han afectado en algunas campañas. Eso sería buena noticia para los Cerveceros y para Ryan Braun, el tercer bate del equipo, quien durante mucho tiempo se benefició de la presencia de Fielder en el cuarto puesto.

Ahora el cuarto bate será Ramírez.

“Estamos hablando del JMV de la Liga Nacional, un pelotero completo”, dijo Ramírez acerca de su nuevo compañero Braun. “Veo como un honor batear detrás de alguien como Braun. Tengo que estar listo para eso. Él es uno de los mejores jugadores del béisbol, y sé que a veces van a tratar de pitcharle incómodo. Nadie quiere que él le gane.”

Ramírez estuvo en la mira de los Cerveceros desde el principio del invierno. Sabiendo que no había forma de retener a Fielder, Attanasio cenó con el gerente general Doug Melvin y con el manager Ron Roenicke y habló con ellos acerca de las necesidades del equipo. El torpedero cubano Yuniesky Betancourt y el relevista venezolano Francisco Rodríguez eran agentes libres también. La tercera base era una interrogante, dada la temporada decepcionante de Casey McGehee y el hecho de que éste iba a recibir un aumento salarial en arbitraje.

Attanasio les dijo a ambos, “Bueno, muchachos. Primera base, campo corto, tercera base, octavo inning. Tienen que elegir. ¿Qué elegirían?”

El dueño se sorprendió cuando dijo Roenicke, “Cuarto bate.”

“Dije, ‘¡Esa no fue una de las opciones!’ recordó con una risa Attanasio.

Pero Roenicke argumentó que el hueco más grande del equipo era el puesto de Fielder en el lineup. El manager y Melvin afirmaron que al poner al prospecto de tanto tiempo Mat Gamel en la primera y agregar producción a la posición de tercera base, el equipo podía salir muy bien en los aportes de las esquinas del cuadro.

Mientras tanto, Ramírez buscaba un nuevo equipo. Su interés en los Cerveceros fue comunicado a través del agente Paul Kinzer durante un almuerzo en Milwaukee durante las Reuniones de los Gerentes Generales en noviembre. Varias semanas después de eso, Ramírez se reunió personalmente con Attanasio y Roenicke en Los Angeles. En ese mismo viaje, el dominicano platicó con representantes de los Angelinos.

De esas sesiones, “Me llevé dos cosas”, dijo Attanasio. “Número 1, se trataba de un pelotero que quería jugar aquí. Doug habla mucho de eso, de encontrar jugadores que quieran jugar con nosotros. Aramis fue bien específico en que ésta era su primera opción.

“Segundo, había una buena química entre Aramis y Ron Roenicke. Realmente no buscaba eso en la reunión, pero era evidente.”

Dos semanas después de eso, había un trato.

Ramírez firmó por tres años y US$36 millones, con mucho del dinero diferido. Fue el contrato más lucrativo para un jugador de posición-agente libre en la historia de los Cerveceros. El único otro bateador en la historia del equipo con más dinero garantizado es Braun, quien firmó una extensión de contrato de US$105 millones en abril del 2011.

“Tenía par de opciones”, relató Ramírez. “Pero elegí venir para acá porque creo que hay un gran grupo de muchachos jóvenes. No tengo nada en contra de los Angelinos porque son un gran equipo también, especialmente con (Albert) Pujols. Pero yo encajaba bien aquí.”

Sus nuevos compañeros están de acuerdo.

“Creo que es alguien que nos puede ayudar a ser lo que fuimos el año pasado”, dijo el jardinero derecho Corey Hart, quien podría fungir como protección de Ramírez en el quinto puesto de la alineación. “Con la salida de Prince, necesitábamos un gran bate. Creo que vamos a estar mejor en nuestra combinación en las esquinas (del cuadro) que el año pasado.”

Dijo Ramírez: “No soy Prince ni quiero ser Prince. Sólo voy a ser yo.”

  • Hotmail
  • Twitter
  • Facebook
  • PrintFriendly
  • Share/Bookmark